Buscar este blog

martes, 21 de julio de 2015

10 CONSEJOS PARA DEJAR IR EL PASADO Y ABRAZAR EL FUTURO




1. Medita. Encuentra quietud, respira. La meditación es acción. Nuestra mente es mucho más difícil se aquietar que nuestro cuerpo. Nuestras vidas son ocupadas y de un ritmo rápido, lleno de ruido y distracciones externas. La claridad viene del silencio. La meditación, incluso en pequeñas cantidades, permitirá la inserción de los siguientes 9 pasos.


2. Comprender. Tómate el tiempo para reflexionar sobre tu propia historia como un tercero interesado sin juicio: simplemente observa. Entiende que no eres tu pasado. Comprende que las situaciones y los patrones y las personas en tu vida crearon tus experiencias, no te crearon a ti. Conocer y entender tu pasado y algunos de sus patrones te ayudará a reconocer por qué te aferras y repites las conductas autodestructivas. El entendimiento crea conciencia, la conciencia te ayuda a romper el ciclo.

3. Aceptar. Acepta tu historia y la gente que ha sido parte de tu historia, acepta tu situación y recuerda que ninguno de estos te definen. La aceptación es el primer paso para dejar ir y dejarte ir libre. Aprende del monje en la historia: llevar amargura, ira o rencor, a nadie carga más que ti mismo.

4. Vacía tu taza. Consciente y activamente trabaja en dejar ir de tu historia, tus juicios e ideales, las cosas materiales, todas tus cosas. No tienen ningún valor real. Ellos no te hacen más fuerte, más sano o más poderoso, y la creencia en ellos es una ilusión. Derrama tus expectativas de cómo, quién, dónde y qué debes ser, ya que, eso, también, es parte de una historia que te detiene de simplemente ser. Una vez que sueltas esta historia y vacias tu taza, tu propósito de vida se abrirá y podrás fluir mejor.

5. Alinearse. Toma un momento (o varios) para anotar lo siguiente:

a. El centro de tus creencias / valores

b. Tus metas de la vida

c. Las acciones que se están tomando para alcanzar dichos objetivos.

Desde aquí, tomar una mirada honesta a tus creencias / valores y determinar si se alinean o no con tus objetivos y acciones. Si no es así, pregúntate: ¿es el momento de crear nuevas creencias básicas, establecer nuevas metas o emprender una acción nueva? Qué medidas debes tomar para alinear tus acciones con tus creencias con el fin de alcanzar tus metas. Escribe 3 acciones que tomarás esta semana para conseguir ponerte en movimiento.

6. Flexibilidad. Puede parecer paradójico desprenderse de los resultados, las metas establecidas y aún trabajar para ellas. Pero si eres flexible - es decir, estás dispuesto a dejar de lado el resultado final - la alineación de los objetivos y el propósito verdadero con el bien común, es la acción justa. Se flexible, permite que el camino se desarrolle, abriendote a las oportunidades. Se flexible y fluye con la corriente de la vida.

7. Contribuye. Cuando te encuentras lamentándote sobre tu pasado o enojado acerca de tu presente o cavilaciones acerca de tu futuro, encuentra una manera de hacerle el día mejor a alguien. Con una sonrisa a alguien al pasar, abriendo una puerta, llevando un poco de comida para el necesitado: estas acciones simples pueden tener un impacto duradero y ayudarte a poner tu situación en perspectiva. Contribuir al bienestar de los demás es la mejor manera de alinearse con tu verdadero yo.

8. Cree en ti mismo. Cree en tu propósito. Cree que aferrarse, de hecho no hace nada, pero evitar ese propósito.

9. Ama el proceso. Diviértete. Juega, se alegre y positivo. Dale poder a la positividad. Ámate a ti mismo, ama a los demás y ama esta vida. Hay un regalo para desenvolver cada día, para contemplar con nuevos ojos y emocionarse.

10. Sé agradecido. Sé verdadero. Una vez que hayas tomado todas estas acciones, sólo sé.

martes, 2 de junio de 2015

QACH’UMILAL (NUESTRA ESTRELLA)


“Qach´umilal, q’ij alaxik, Wäch q’ij[1] (Nuestra estrella. Misión, Destino) es un valor fundamental en la cultura Maya porque a través de el, es que el ser humano consigue encausar su desarrollo mental, espiritual, físico y emocional. Cuando se reconoce y respeta el ch’umilal, se favorece la comprensión mutua y la responsabilidad que se tiene en la vida colectiva.

En la cultura Maya se valora la potencialidad y la posibilidad que tiene cada ser humano, al nacer y durante el resto de la vida, para aportar a su comunidad nuevas formas de solución a las necesidades y conflictos, nuevos mensajes y conocimientos para la vida humana y de la naturaleza. Se valora también, que con la energía de su Ch´umilal y la formación que le provee la familia, la persona misma podrá desarrollarse y podrá servir a su comunidad; será capaz de alimentar al Corazón del Cielo Corazón de la Tierra para mantener la memoria de los antepasados. Por eso, ninguna persona tiene en su libertad, el derecho de negar o interrumpir la vida de todos los demás seres creados.

El Cholq’ij permite la sincronización más completa del hombre con el tiempo real, ayuda a liberar distintos aspectos ilusorios de la vida que lo priva de su conexión e integración como ser que es parte de la naturaleza, del ser cósmico que es”.

Conocer el q’ij alaxik, wäch q’ij, ch’umilal es entender cuál es el espacio y la responsabilidad que tenemos como seres sociales y la trascendencia de nuestro ser. Saber la energía que nos corresponde nos sirve para adentrarnos en el autoconocimiento. Lo que se refleja en el cuadro de días de engendramiento, nacimiento y misión es el saber de dónde venimos, quienes somos y hacia dónde vamos, pero además cuáles son nuestros aliados energéticos que nos ayudan a alcanzar nuestra plenitud. Todo lo que llega del universo nos conecta con instrumentos valiosos en el espacio-tiempo que nos corresponde. Conocer el día permite conocer la misión, los desafíos u obstáculos en las distintas etapas de la vida.

Conocer los nueve nawales, o aspectos de días que a cada uno nos corresponde, nos ayuda en los distintos aspectos de nuestro ser. Nos nutre de autoestima. El año cargador en que nacemos, también complementa el espacio y tiempo que nos corresponde en este aquí y ahora. Los otros calendarios tales como el lunar de veintiocho días, el de los Abuelos de la Noche (9 cuidadores) se integran a la energía con que cada uno de nosotros hemos venido a disfrutar del regazo de Nuestra Madre Tierra.

Recordemos, todos somos seres únicos e irrepetibles en el universo.

El Ch’umilal es la referencia más exacta para el autoconocimiento y la sanación.

Y cuidando el Ch’umilal llegamos a la Plenitud como seres en este espacio-tiempo, en este aquí y ahora.

Chi Iximche’, Chuwa Oxlajuj Aj, Junio 2 de 2015.



[1] Nuestra estrella: día de nacimiento, aspecto-energía del día en que se nace según el Conocimiento Maya.

sábado, 30 de mayo de 2015