Buscar este blog

lunes, 10 de diciembre de 2012

INTERPRETACIÓN DEL FIN DE UNA ERA MAYA “OXLAJUJ B'AQTUN”


Kajkan Felipe Mejia Sepet
                                                                                                                                Maya Kaqchikel






POSICIONES CON RESPECTO AL 13 B’AQTUN
Al final del choltún, del ciclo de los 13 b’aqtun, persisten las distintas nociones relacionadas al mismo, lo cual muestra que el conocimiento maya aun es desconocido para muchos pero también tergiversado en gran medida. 
Para algunos pseudo-dirigentes de la Nueva Era, no les es posible concebir y aceptar el impresionante nivel de desarrollo científico maya y la salida fácil en la interpretación del Oxlajuj B’aqtun es darle una connotación de fantasía esotérica. Es decir, en vez de reconocer que los Antiguos Mayas fueron grandes científicos, prefieren divulgar que fueron grandes adivinos.






Los partidarios de esta postura son la inmensa mayoría, algunos lo son por ignorancia, otros por temor; pero otros por conveniencia, con intereses de fondo, bien definidos. Estos fundamentalmente son los creadores de novelas y ensayos esotéricos, creadores de películas fantasiosas, entre otros. Basándose en dos ideas básicas logran infundir inseguridad y temor en sus potenciales seguidores: primero, la notable precisión de muchas de las predicciones mayas y segundo, el hecho de que aparentemente el calendario Maya no continuara más allá de la fecha del 21 de diciembre de 2012.






Además de la rentabilidad individual de los proyectos económicos y los daños que pudiera causar. Y en ese sentido, mientras más fantasiosa y más esotérica sea la obra literaria sobre el Oxlajuj B’aqtun, ésta, tiene mayor demanda en el mercado popular.






La situación existencial del momento también genera una alarma catastrófica de límite de tiempo en relación al Oxlajuj B’aqtun, que nos empuja a entrar en pánico y hasta en un estado de shock, el cual es de vital importancia porque sirve de distractor social que favorece y mantiene la pobreza, la dominación, la explotación y la exclusión social de los pueblos.






En la psicología de masas todo mundo comenta sobre el fin de los tiempos, la mayoría se refugia en su religión y pretende minimizar el miedo conformándose con que “se haga la voluntad de dios”. Otro sector social, más inclinado a la tecnología de los últimos tiempos, ha abarrotado las redes sociales de artículos de opinión, conferencias, videos, sobre “la profecías Mayas del fin del mundo”. Aquí circula una diversidad de opiniones sin fundamento que dejan entrever el desconocimiento, la confusión y el miedo.






Para los catastrofistas el fin de la humanidad es un hecho, puesto que lo relacionan con los signos violentos naturales de nuestros tiempos, a la destrucción hecha por la humanidad de su casa común, la tierra. Su argumento fundamental es la necesidad de un reciclaje de la especie humana, como garantía de la sobrevivencia de la especie humana. Reciclaje relacionado a la falta de sensibilización humana y a la destrucción de la vida, lo que implicaría necesariamente que solo sobrevivirían los que alcanzaren un nivel espiritual en sintonía con el cosmos.






Cuando llegue el 21 de diciembre de 2012 y no ocurra nada, inventarán una nueva fecha y nuevas mentiras, buscando siempre seguir invadiendo nuestro pensamiento, y usando como base el conocimiento de los ancestros mayas.






La otra posición es que ante la escalada divulgación de “las profecías del fin del mundo”, el sector académico, epigrafistas, arqueólogos, antropólogos e historiadores, centros de estudios de universidades, se han dado a la tarea de analizar una variedad de datos de fuentes antiguas relacionados al manejo de los ciclos de los tiempos. Sus análisis pretenden ser objetivos y científicos, imparciales, que tiende a negar toda posición sin fundamento científico sobre “las profecías mayas del fin del mundo”; sin embargo toda información “científica” se toma con cautela y análisis serio y objetivo ya que puede estar sesgada e interpretada desde otra cosmovisión, como ocurrió desde el inicio de la invasión española.






Los que sin fundamento niegan “el fin del mundo” son principalmente mayas actuales que pretenden detener el arrollador efecto de la versión del “fin del mundo”, pero que no tienen el suficiente conocimiento objetivo al respecto, que los hace caer en sesgos y confusiones. Uno de ellos es la afirmación de que al final de esta Era Maya “no hay fin del mundo”, “lo que sí hay es un cambio espiritual del ser humano a la entrada del siguiente b’aktun”…en este nuevo Baqtún, -al que le llaman el Amancer de los Mayas o el Nuevo Sol-, en el cual habrá paz y armonía entre los seres humanos” asumiendo como de forma automática un cambio evolutivo inminente y a corto plazo en lo espiritual de las personas y colectividades. Esto ha llevado a confusiones e incredulidades, sobre todo porque viene de actores mayas.






El impacto no se ha hecho esperar. El sector popular de la población maya, asume como verdad que a la entrada del nuevo B’aqtun las cosas serán distintas, ya no habrá, maldad, no habrá violencia, no habrá injusticias; sólo habrá equilibrio entre las personas.






Pero según la perspectiva maya, los cambios van al unísono con los ciclos de los tiempos; y por los antecedentes evolutivos de la vida en la tierra, se puede aseverar que los cambios evolutivos son paulatinos, incluso dependen de variadas condiciones necesarias para la consumación de los saltos de calidad.






LA COSMOVISION MAYA






Miles de años antes de la llegada de los europeos y la posterior colonización, los pueblos originarios habían configurado una forma propia de vincular todos los fenómenos naturales a su vida cotidiana, y después de distintos intentos de contrarrestarla, la misma sigue vigente en la mayoría de sus descendientes.






Una de ellas, es la que concibe la cosmovisión maya, en donde el ser humano se vivencia a sí mismo como una “parte de la naturaleza, del universo, de un todo”. En donde no existen barreras entre los seres humanos, la naturaleza y el universo. En donde el humano no es un ser aparte, ni está por encima de la naturaleza sino que es parte de ella.






En eso se diferencia de otros pensamientos en donde se establecen jerarquías, en donde se considera a los seres humanos “superiores” y por encima de la naturaleza o “distintos” de la naturaleza y sujetas al ser humano, predisponiendo de esa manera a crear una barrera mental de distinción, de prejuicios entre los humanos y la naturaleza, en donde se cree en “un principio máximo o supremo” el cual gobierna todos los fenómenos y a todos los seres. En donde se interpreta todo de manera sistemática e ideológicamente.


El pensamiento maya ha vivido por milenios, asumiendo que cada fenómeno tiene sus propios principios y aceptarlos tal como se manifiestan es parte del “ubicarse cada uno mismo en su espacio”. Que al verlos a través de la lógica de seres humanos se le pierde el respeto a cada uno de esos fenómenos. Que entre los extremos, existe variedad de estados energéticos, de ánimo y actitudes de cada uno de los seres, y que influyen en el comportamiento de los demás. A eso nos referimos cuando hablamos que la vida es una red.


Otros creen en un ser supremo absoluto, de valores y seres subordinados al mismo, pero ese pensamiento ha generando el fundamentalismo.






La concepción ancestral es flexible porque permite un amplio rango de valores y muestra tolerancia hacia lo que la otra concepción considera “malo”, porque todo lo creado tiene su razón de ser y no puede explicarse desde nuestra lógica humana. Hay Luz en la oscuridad, pero también existe oscuridad dentro de la luz.






La semilla necesariamente tiene que morir para que surja una nueva vida. De la noche oscura nace el día. Del dolor surge la trascendencia.






Con toda la des - información existente a nuestro alrededor entonces, es evidente que nuestro microcosmos individual, familiar y comunitario está desarmonizado, y es necesaria su recuperación para que la energía fluya, se reencauce, pero no puede permanecer beneficiosa mientras pensemos que la humanidad es dueña de la naturaleza.






Es responsabilidad de todo ser humano el prever y heredar un mundo mejor a las futuras generaciones.






La cosmovisión ancestral, como sucede con la cosmovisión maya, mira el territorio como algo sagrado y, por lo tanto, no únicamente para las actividades comerciales o de servicio humano, sino busca la integralidad entre el fluir humano-humano, humano-territorio, territorio-cosmos y territorio-humano-cosmos. De eso mismo es que se tratan los distintos ciclos de tiempo, al que actualmente les llamamos calendarios. Uno de esos ciclos, el de 260 días, indica que cada persona desempeña determinado oficio, rol o responsabilidad dentro de una sociedad.


Mas que reducir al individuo a una maquina productora, se trata que cada individuo encuentre su riqueza espiritual-humana (porque el humano es espíritu materializado), y que la retransmita a sus demás hermanas y hermanos en el planeta.






El Concepto Maya del Tiempo


El surgimiento del cero (0) en la cultura maya, -el cual es un aporte a la humanidad-, mantiene la connotación relacionada a ciclos de tiempo y espacio en los distintos niveles del ser, del universo y las dimensiones en determinados períodos.


Va mucho más allá de la medición de espacios, ciclos y períodos, o del transcurrir de la vida o de la existencia porque determina momentos y espacios apropiados para la práctica de actividades rito-ceremoniales, como una de las manifestaciones del cosmos.






En los distintos espacios comunitarios el tiempo se determina favorable o adverso para la realización de actividades, la fecundación humana, animal y vegetal, la iniciación o finalización de actividades individuales, familiares o colectivas, en lo social, económico, político, etc. La relación de períodos de sol y de sombra, de lluvia, de sequía; de alegría y de tristeza, de salud o enfermedad; y del cual surge los principios del equilibrio y complementariedad.






Además, se han creado mecanismos o instrumentos para poder identificar períodos a los que se les conoce actualmente como calendarios.






En los ciclos de la existencia se identifican espacios pequeños como el día y la noche; espacios medios, en relación a la duración de la vida humana, y espacios mayores, como los ciclos astronómicos y cósmicos que sirven de base para la medición del tiempo. Los cambios de estaciones marcados por los equinoccios y solsticios.






La dualidad del tiempo en todos los órdenes de la vida se manifiesta en la cosmovisión maya. En esta dualidad los elementos contrarios deben interrelacionarse y equilibrarse, esto se manifiesta en los diferentes calendarios durante los cuales se desarrollan períodos positivos y negativos, altos y bajos. Por otra parte, el ab’ o calendario solar está configurado en relación al movimiento de la Tierra alrededor del Sol, y el Cholq’ij o calendario lunar está configurado en relación al movimiento de la luna alrededor de la Tierra.






La cronología Maya es cosmocéntrica, lo que sitúa al cosmos como el centro del surgimiento y evolución de la vida. Desde esta perspectiva, la historia Maya (de la humanidad) sólo se puede entender a partir de la historia, origen y evolución cíclica del Cosmos.






Entre los variados ciclos de tiempo, está el gran Ciclo de la Cuenta Larga, que es un sistema para registrar el tiempo en forma lineal, combinado con el ritmo cíclico. Es el cómputo del número de días transcurridos a partir de la mística fecha 4 Ahaw 8 K’umku’, desde la cual los ancestros Mayas comenzaron a contar la Cuarta Era del mundo, que finaliza el 21 de diciembre de 2012, al finalizar el recorrido completo de un ciclo de Oxlajuj B’aqtun.






El Choltún o B’aqtun o el Calendario Maya de la Cuenta Larga es un calendario que lleva el registro del tiempo desde una fecha cero (0) hasta nuestros días y está conformado por los períodos:






1 B’aqtun


1 B’aqtun 144000 días


1 K’atun 7200 días


1 Tun 360 días


1 winal 20 días


1 Q’ij 1 día


Sumando un total de 151,581 días






Dividiendo esta cantidad entre 360 el resultado es de 421 años cortos, y divididos por 365 tendríamos 415 años solares. Por eso algunos escritores e intelectuales que han estudiado los calendarios mayas dicen que los 13 B’aqtun se compone de 5,200 y 5, 125, respectivamente.






En el período de apogeo de Quirigua (550-850 d.e.) registraron los acontecimientos históricos más relevantes en la llamada “estela C”, precisando que los mismos habían acaecido en el primer momento de un 13.0.0.0.0 4 Ahaw – 8 Kamk’u, fecha de inicio de la Era actual. De la misma manera, en la “estela I de K’oba” de Yucatán México, erigida por los años 680-750 d.c., aparece que nuestro mundo actual fue creado en un 4 Ahaw 8 Kamk’u, momento en el que se habían completado un 13 Baqtun anterior. En el Códice Maya conservado en Dresden Alemania, también aparece la inscripción de la fecha de inicio de esta Era, en las páginas 24 y 62.






El monumento 6 de Tortuguero, Tabasco México, es una de las fuentes que ha llamado mucho la atención, porque además de la inscripción del inicio de esta Era que coincide con el 11 de agosto de 3114 a.C., establece con precisión la fecha de su final, que también coincide con la fecha gregoriana del 21 de diciembre de 2012.






Los datos de documentos antiguos Mayas como el Popol Wuj, el libro de los libros de Chilam B’alam, la escritura jeroglífica en muros y piedras, los Códices Mayas que aún se conservan, definen las diferentes etapas de la “cimentación o fundación” del Universo como Eras, visualizadas a semejanza del día que comienza con la aurora y termina con el ocaso. Aunque en la mayoría de las traducciones se habla de “Creación”, esto se debe al contexto de la cultura cristiana en que se han realizado. En un sentido metafórico, hubo un “padre que engendra”, una “madre que concibe” y con la presencia de una “comadrona”.






De la visión que expresan el Chilam B’alam y el Popol wuj se deduce que las siguientes formaciones o Eras, los astros, las constelaciones surgen progresivamente y el ser humano se perfecciona poco a poco, mediante varias tentativas, sin la intervención de algún dios externo al mundo, sino a partir de las energías o principios generadores, llamados Ruk’u’xKaj, Ruk’u’xUlew, donde los nombres de Tepew, Q’ukumatz, y otros, no representan “personas”, sino fuerzas o energías cósmicas: fuego, luz, obscuridad, aire, agua, vida, muerte, entre otros.






La información sobre las cuatro Eras, la encontramos en la primera parte del Popol Wuj así como en la información oral de los ajq’ija’ actuales. Se refiere a que cada una de las Eras parece corresponder a las cuatro dimensiones de energía tanto de nuestro universo galáctico como de nuestra madre tierra, simbolizadascon los cuatro colores: el rojo, el negro, el blanco y el amarillo y personificadas por nuestras y nuestros primeros Abuelos: Balam k’itze, Balam Aq’ab’, Mujuk’utaj e Iq’ B’alam.






Se puede observar en el Popol Wuj que desde la formación del universo, hasta la formación del ser humano, todo fue realizada por etapas, se originó por medio de la lucha o choque violento entre las 13 divinidades celestiales y las 9 del mundo inferior, quienes destruyen y vuelven a modelar el universo a través de las Eras (o soles), que son también ciclos del tiempo, con el fin de lograr formar al ser humano inteligente y sensible. Cielo, tierra e inframundo: Chikaj, Ulew, Xibalba. También en el Chilam Balam de Chumayel, en la profecía de un Katún11 Ahaw, relata en forma simbólica la sucesión de Eras: “Al terminar el arrasamiento, se alzará Chac Imix Che, la ceiba roja primigenia, columna del cielo, señal del amanecer del mundo”






¿Fin del mundo?






Se ha venido hablando de profecías múltiples, de profecías Mayas del fin del mundo, del fin de un calendario antiguo, de un cataclismo global, de un cambio de conciencia a nivel cósmico, del reciclaje de la humanidad, del regreso de Quetzalcóatl, entre muchas otras cosas. Mientras la fecha se acerca aumenta la especulación y el temor. El actual debate nacional y mundial sobre el 21 de diciembre de 2012, está plagado de suposiciones, malas interpretaciones, juicios y aseveraciones sobre predicciones apocalípticas Mayas sin fundamentos científicos, lo que indefectiblemente ha orillado a malos entendidos sobre la ciencia y las creencias Mayas, creando a la vez confusión y miedo.






La confusión ocurre por la disparidad de la visión del mundo occidental de la del mundo Maya y sin embargo es aquella visión la que ha prevalecido hasta estos momentos para estudiar e “interpretar” la ciencia y el conocimiento maya. Se ha pretendido interpretar la cosmovisión Maya desde parámetros de la cultura occidental cristiana, lo que ha permitido el desarrollo de un abismal distanciamiento con el conocimiento y pensamiento originales del Pueblo Maya antiguo.






Entre los datos más importantes que han dado motivos a la especulación sobre un inminente fin del mundo el 21 de diciembre de 2012, es la inscripción jeroglífica que aparece en el llamado muro 6 de Tortugueros de Tabasco, México, que junto a la inscripción del inicio de esta Era, aparentemente aparece una profecía apocalíptica del fin del mundo.






Por su importancia trascribiremos fragmentos del estudio:






El Monumento 6 muestra claramente que su objetivo principal es el relato sobre los sucesos que ocurrían mientras gobernaba B’ahlam Ahau, destacando la construcción y dedicación de una estructura ritual para la ceremonia de fuego (“el naah”) en la fecha de cuenta larga 9.11.16.8.18 (14 de enero de 669) Estas inscripciones ocupan la mayor parte de la estela.






En el ala derecha se encuentran los glifos que algunos consideran apocalípticos, entre los que se conservan legibles se interpreta: El treceavo Baktun acabará en el 4 Ahau 3 Kankin (21 de diciembre de 2012) ¿? Sucederá (falta un fragmento) Será el descenso ¿? (falto otro fragmento) de Bolon Yookte Kuh para el ¿? (falta otro fragmento).






El monumento 6 no dice que se vaya a terminar el mundo, señala el fin de un ciclo y la llegada de otro. La nueva Era estaría a cargo de un nuevo Señor, Bolon Yookte – “Dios de los 9 pasos” o “Dios de los 9 árboles”… La expresión 9 Yookte (Bolon Yookte) es enigmática, al estar seguida de K’uh “Dios(es)”, podría identificar a un grupo, en este caso de nueve dioses.






En conclusión, la mención de la fecha 13.0.0.0.0 4 Ahau 3 Kankin (21 de diciembre de 2012) en el monumento 6 de Tortugueros, es un ancla cronológica aislada dentro de un largo relato, proyectada hacia el futuro, para hacer un punto retórico acerca de la naturaleza del acontecimiento histórico principal.






Un segundo elemento que ha contribuido a la especulación es la mala interpretación que se hace de pasajes del Libro de los Libros de Chilam Balam. A) que los libros que contiene fueron redactados después de la invasión española, por lo que su escritura es la que los frailes españoles adaptaron a la fonología del idioma Maya en Yucatán. B) La traducción e interpretación del contenido de los relatos y los datos, se realizaron desde parámetros de la cultura occidental cristiana. C) Chilam B’alam, que eran los ajq’ija’ de entonces, desde la óptica occidental, se les denominó profetas; y lo que predecía según su observación sistemática del movimiento de los astros o según su instrumento de consulta (el Tz’ite), se le llamó profecía, D) Lingüistas mayas dan fe de que en ningún idioma Maya existe el concepto de profeta o profecía, así como tampoco permiten una traducción lineal. E) Los datos vertidos en estos libros se manejan en el ciclo de 13 K’atun, equivalente a 260 años Tun, pero fuera del contexto cronológico de la cuenta larga actual, lo que hace difícil precisar fechas en su correlación con el calendario gregoriano, sobre todo cuando se hacen referencias a predicciones de cataclismos o eventos de destrucción.(ChilamB’alam 1996: 9,10)






Por el contrario, entre los datos que ayudan a entender el mensaje de fin de Era y no de fin del mundo, tenemos la página 62 del Códice de Dresden (llamada de los números de serpiente), abajo, en el ángulo derecho, está consignada la fecha inicial de 4 Ahaw 8 K’amk’u. Además, los números de distancia, entre anillos, en la parte de arriba, al restarlos a la fecha inicial, nos conduce a una fecha anterior de 37,000 años, lo que nos indica que existieron Eras anteriores. (De Paz, 2010:78)






En la estela I de K’oba, de Yucatán, (680-750 d.c.) además de registrarse el inicio de esta Era, también se registra el mayor cómputo que se hay escrito, el 13 Baktun elevado a la 21 potencia. Este cómputo infinito demuestra que los astrónomos Mayas reconocían que existieron otras Eras anteriores al 4 Ahaw 8 K’umk’u.






Un informe publicado por la revista Science, el 10 de mayo de este año, acerca del hallazgo del calendario Maya más antiguo encontrado, apunta que este hallazgo fue realizado en la selva del norte de Guatemala, en las paredes de un recinto oculto en la antigua ciudad de Xultún, cuya antigüedad data del siglo IX d.c. En ellos se observa los ciclos de la Luna, el Sol, Venus y Marte y las fases por las que pasarían en los próximos siete mil años. Los estudiosos reportan que estos calendarios encontrados son más antiguos que los códices Mayas que se fechan entre 1300 a 1521. En las tabletas se encuentra el calendario ceremonial de 260 días, el solar de 365 días, el calendario de Venus de 584 días, el de Marte de 780 días.






Los datos anteriores permite desmentir de tajo la pretendida “profecía Maya del fin del mundo en el 21 de diciembre de 2012.






Para decirlo con simplicidad:






No es el fin del mundo. Es el inicio de una nueva Era.






Si el principio de la vida, traducido en conocimiento, que nos heredaron nuestras Abuelas y Abuelos se basa en la lógica: vida-muerte-renacimiento, hemos de aceptar nuestra realidad actual, una realidad que está llegando al fin de esta Era, inmersa en un franco cataclismo propio de esta Era: a) Guerras globalizadas que amenazan con la extinción de la vida en la tierra, en nombre de la “sacrosanta” acumulación individualista del capital; b)crisis financieras del sistema capitalista que provoca verdadera crisis social generalizada, c)hambruna globalizada que amenaza la vida de pueblos enteros en el mundo d) cambio climático, debido a la depredación de los bosques y la contaminación extrema que trae desolación y muerte e) la contaminación y el agotamiento del agua para consumo humano que se perfila como uno de los mayores problemas del futuro de la humanidad, f) la destrucción del ozono por la irresponsabilidad industrial del sistema, g) la contaminación de ríos y mares con químicos y desechos radiactivos, entre otros problemas.






Y aunque haya otros fenómenos naturales que amenazan nuestra existencia en el planeta como un posible impacto de algún meteoro de grandes proporciones, o la alineación planetaria y solar con el centro de nuestra Galaxia que podría afectar la vida en la tierra, los principales fenómenos que nos están orillando hacia la destrucción y muerte, es responsabilidad de la presente “civilización”.






Pero por otra parte, si los ancestros mayas pudieron entender que cada creación, era una mejora respecto a la de la Era anterior, implicaría avanzar en la evolución humana hacia la preeminencia de la dimensión espiritual sobre lo material, donde el desarrollo espiritual habría de manifestarse en una conciencia colectiva, en decisiones en conjuntora construir un modelo de vida que no sólo responda a los anhelos e intereses históricos de nuestros pueblos, sino permita construir además un modelo de vida que funcione en equilibrio con la madre naturaleza, el cosmos, pues hemos aprendido que estamos en la antesala de una nueva Era para la humanidad y el cosmos.






El desarrollo de la conciencia colectiva, ya está viendo los primeros rayos de luz del nuevo amanecer






El mensaje del fin de esta Era Maya, más que de alerta y temor, es de esperanza, es de asumir compromisos comunes, de impulsar nosotros mismos los cambios hacia una conciencia colectiva para merecer el paso a una nueva Era.






Es el reencuentro de los diversos sectores mayas y no mayas con las comunidades, ya que es aquí donde se resguarda la esencia de la Cultura Maya y es donde hemos de iniciar nuestro proceso de trabajo colectivo.






Fortalecer en todo ámbito de vida, el cuidado de la madre naturaleza. Denunciando, deteniendo y revirtiendo los procesos de contaminación, depredación y destrucción de la madre naturaleza.






Asumir que la conservación del agua es de vital importancia y que para la misma es necesaria la reforestación para la recuperación de fuentes de agua extintas, así como cuidado y defensa del territorio ante la contaminación industrial y no industrial del agua.






Ante todo, la vida en todas sus dimensiones es más importante que los proyectos de minería a cielo abierto, e hidroeléctricas.






La contaminación a través del uso de pesticidas contaminantes o nocivos para la salud humana, y en particular, los que atentan contra reproducción humana y vegetal.






PALABRAS FINALES






Si en términos generales, el mundo actual, no solo se identifica con las concepciones teológicas, sino en gran medida se basa en ellas para interpretar el mundo y la vida, es fácil entender que el tema “profecía” logre un impacto sin precedentes en la mente humana, sobre todo cuando es vinculado a un “inminente” fin del mundo. El diccionario de la Lengua Española, define la profecía como “un don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes y/o futuras”.






Entendiéndose el alcance que este tema pudiera tener en la mente y en la actitud de grandes sectores sociales, algunas élites políticas o económicas del país y del mundo han pretendido sacarle el mayor provecho al acercamiento del fin de esta Era Maya, vinculándola con presuntas profecías mayas de fin del mundo.






Al igual que el Estado Guatemalteco, la mayoría de las producciones literarias, en particular las novelas sobre “las profecías Mayas” “2012 y el fin del mundo” y una variedad de títulos sugestivos e impactantes, buscan lograr el mayor provecho monetario, vendiendo fantasía, más que promoviendo el conocimiento científico Maya. La Industria cinematográfica que realizó películas como “Apocalipsis”, “2012, el fin del mundo”, y otras, buscó y logró las mejores ventas de taquilla, a pesar de constituirse en burla y en una falta de respeto a la civilización Maya. Los Medios masivos de comunicación, no se quedan a la deriva para prestarse a dar cobertura a cualquier evento relacionado al fin del Oxlajuj B’actun, para incrementar sus ingresos.






La religión en cambio, aunque no tenga los mismos objetivos monetarios, de la misma manera busca sacarle el mayor provecho a este gran acontecimiento. Ante tanta divulgación de las llamadas, “profecías Mayas”, se han propuesto a consolidar aún más su cosmovisión teológica, tratando de convencer a sus feligreses, que “solo dios es el dueño de la vida”, “que ningún hombre sabe hasta cuándo el mundo vive o muere” “que según la biblia, nadie sabe de cuándo será la segunda venida del señor”.






Al final de un ciclo más de Oxlajuj B’aqtun, se habla del fin del mundo, basado en unas “profecías Mayas” que nadie puede explicar bien. Ya sea en las redes sociales, en novelas, en películas, en la calle, en buses, en centros laborales, en las iglesias, incluso en camisetas, el rumor de que se acerca el fin del mundo va en aumento. Se rumora que ocurrirá el 21 de diciembre de 2012, que habrá grandes cataclismos apocalípticos, que habrá una extraña alineación planetaria que terminará con la vida sobre la tierra.






Y de nuevo, cuando llegue el 21 de diciembre de 2012 y no ocurra nada, inventarán una nueva fecha, usando como base el conocimiento de los ancestros mayas.










Referencias:






Cosmovision Maya, Retomando la práctica colectiva ante los cambios del Nuevo B’aqtun. Kajkan Felipe Mejia






Mayanismo y el 2012 (Kajkan Felipe Mejia)


http://lacasadelaguila.blogspot.com/2012/01/2012-y-mayanismo.html






Colectivo por la revitalización de la Ciencia Maya, Consejo Nacional de Educación Maya, CNEM






El verdadero significado del 13 B’aqtun y los calendarios Maya. Lolmay Pedro García






El Pueblo Maya el final del OxlajB’aqtun, Ixchel Carmelina Espantzay


























6 Toj, Diciembre 10 de 2012






miércoles, 19 de septiembre de 2012

Q'IJ B'ELEJE' IMOX



miércoles, 12 de septiembre de 2012

La connotación "territorio" en la práctica tradicional



Como un aporte a la proximidad del Final de Ciclo Maya.

Para los pueblos ancestrales, el territorio no es solamente una parte de la geografía determinada, sino un espacio en donde se ha generado el pensamiento social, cultural e histórico. Por eso es que se les nombra culturas ancestrales porque están conectados a un determinado territorio, porque en ellos han "sentido" determinados lugares que son necesarios para cada una de las etapas-edades de los seres. “Es La Madre Tierra, y el compromiso de todos es retribuirla a través del respeto que merece y tomando de ella solamente lo necesario para vivir”. Ese pensamiento se da, debiera darse en la práctica ancestral.

Los mares; los océanos, los cerros, las montañas, las cuevas, los rincones de los bosques, los ríos; los barrancos, lo tangible e intangible tienen razón de ser, tienen su función y también sus guardianes, que pueden ser los seres humanos, los animales y los seres invisibles.

Todo territorio habitado por los pueblos originarios tienen su historia y tiene un significado en la memoria de cada uno de quienes lo han habitado desde tiempos inmemoriales, y también porque de esa manera es que se han convertido en la historia oral de los pueblos.

Además, de los distintos tipos de invasiones y explotación de "los recursos naturales", en la actualidad; la “globalización de las medicinas o prácticas tradicionales” pone en riesgo esa territorialidad porque irrumpe el espacio de quienes han mantenido la dinámica por generaciones y por miles de años en los distintos territorios. Es distinto cuando un invitado de otra tradición se le pide compartir su medicina porque es la colectividad que se ha puesto de acuerdo en recibirla. El conocimiento que se comparte a través de las medicinas tradicionales conlleva el movimiento de energías, y cuando se irrumpe un territorio sin tomar en cuenta el protocolo local, se genera el riesgo de dejar un caos que los locales han de re-ordenar porque "se abren puertas locales" que no se cierran, porque no saben hacerlo.

No es por casualidad que por siglos o miles de años han vivido determinados grupos en esos territorios, son ellos quienes lo conocen. Es por eso que hasta la piedra a la que no le pones atención puede ser que le den un sentido, un poder.

Quienes llevan en su corazón la práctica ancestral, asumen que a los territorios y los habitantes del mismo se les debe respeto, porque con la actitud contraria, se re-abre el círculo histórico de imposición, como ha sucedido con otras prácticas espirituales, lo que sería contradictorio si creemos caminar en el sendero de lo ancestral.

La práctica ancestral es el conocimiento y el constante respeto hacia los ancestros, a los espacios sagrados, a la naturaleza, al universo en general.

En otras palabras, es solamente una simple cortesía llegar a un determinado territorio y esperar a que te inviten pues han sido otros quienes han sostenido el rezo por decenas de generaciones.

Si el territorio tiene que ver en la armonía de la práctica tradicional, quiere decir que el espacio en que nos ubicamos, el que nos toca al momento del fuego ceremonial también es importante. No es armónico estar cambiando de lugar e invadir el espacio de otros cuando estamos en nuestro momento ceremonial, tampoco pasar entre la comunicación fuego-persona porque se rompe la conexión, tampoco, pasarse sobre las ofrendas para el abuelo fuego, porque es la misma actitud si pasásemos sobre la comida de alguien más. Esa actitud la saben todos los pueblos de práctica ancestral.   


La recomendación a los que están internándose a cualquiera de las tradiciones ancestrales es que tomen en cuenta estas ideas y otras que deben preguntar con toda la humildad de que estamos aprendiendo todos los días, con tal de que la armonía individual vaya afirmándose y armonizándose con la práctica de la colectividad, y con los pueblos, los hermanos mayores que han mantenido su cosmovisión a lo largo de sus historias muy particulares. 


8 Ajpu', 

Kajkan, Septiembre de 2012


sábado, 4 de agosto de 2012

¿CÓMO SE PRODUCE LA ENFERMEDAD?


El cuerpo energético que nos protege, es el primero que "siente" los desequilibrios producidos y es por medio de este que va ingresando la enfermedad, hasta llegar al físico.

En primer lugar, comienza a desequilibrarse el cuerpo espiritual, el cual se desequilibra, por ejemplo, cuando nuestra fe o nuestra conexión con lo Supremo empieza a ponerse en duda. Este cuerpo sutil equivale a las partículas subatómicas, las más sensibles a los cambios y son las primeras que los perciben.

Esta falta de comunicación con lo espiritual no necesariamente involucra a alguna religión en particular, sino que puede darse como una sensación de desamparo. En la medida en que persiste esta falta de comunicación, nuestro espíritu comenzará a enfermarse. Este proceso puede llevar aproximadamente dos años, pero paulatinamente la energía espiritual irá debilitándose.

Al persistir este debilitamiento durante un tiempo prolongado, comienza a desequilibrarse el campo emocional, al que responderán los neutrinos y los átomos.

Es probable que en este estado sintamos emociones -tales como el odio, el rencor y la pereza- que normalmente no eran características de nuestra personalidad, pero que se harán más vívidas en estas condiciones. Esto podría llevar también alrededor de dos años; sin embargo, los mensajes desde nuestras emociones se irán haciendo más palpables ya que los átomos comienzan a manifestarse, desde el punto de vista mental o a través de las personas que nos rodean.

Cuando esto continúa por un tiempo prolongado, el campo emocional va debilitándose hasta llegar al desequilibrio del campo mental. Allí se produce un cambio en los pensamientos. En ésta fase, las moléculas son las que empiezan a desequilibrarse siendo aún más fácil de determinar la inestabilidad. Los pensamientos se van tornando más desagradables y pueden llegar a tener connotaciones inesperadas. Pueden incluso ser obsesivos y repetitivos, generando un estado de permanente atención enfocada en un solo pensamiento, con lo cual se debilita excesivamente el campo mental.

En el momento en que nuestro campo mental está debilitado, la enfermedad se encuentra en condiciones de penetrar en el cuerpo físico. En esta etapa, las células y los órganos, a través de los puntos energéticos, comienzan a sintonizarse con este desequilibrio general. Así, empiezan a sentirse dolores recurrentes, dolores en general, malestares y también sufriremos accidentes (que creeremos casuales). Si no se atienden estos mensajes, paulatinamente la enfermedad ingresará por los puntos más sensibles y por los puntos de energía, afectando en última instancia al órgano que es el más indefenso o, al mismo sistema inmunológico. Cuando esto ocurre, la enfermedad es decretada y es el momento en el que muchas veces se decide consultar a un profesional médico o realizar un diagnóstico.

Estos estados por los que pasa la energía, permanentemente nos dan la pauta del estado de desequilibrio. Esta lectura depende de cuán "sintonizados" estemos con nuestros campos sutiles, en nuestra conexión con la dinámica universal, así como del grado de percepción que tengamos para la sanación y prevención de las enfermedades.

Desde su inicio hasta su concreción material, la enfermedad tarda alrededor de 10 años en manifestarse.

La medicina moderna actúa precisamente en el último ciclo de la enfermedad, cuando en muchos casos ya es irreversible. En ese momento se pretende revertir aquello que el cuerpo generó a lo largo de 10 años. La división entre el cuerpo, la mente y el espíritu permite que la enfermedad siga su curso, y lleva también al tratamiento por especialidades: por medio de la psicología (el campo mental), la medicina (el campo físico) y la religión (el campo espiritual).

Por el contrario, la medicina tradicional y otras formas antiguas de medicina trabajaban –y actualmente así lo hacen- de modo integral, unificando todos estos cuerpos y tratando de llegar al desequilibrio mucho tiempo antes de que el mismo se manifieste físicamente. "Todo es vibración, todo es energía". Cabe recordar entonces, del porqué la medicina tradicional difunde la medicina preventiva.

Tomando los aspectos, pensamientos, espíritu y materia, es uno de tantos argumentos del porque volver a el retomar la relación con la naturaleza, porque es  volver a integrarnos como un solo cuerpo con todo lo existente.

Chi Iximche’, chuwa 8 Imox (4-08-12)

jueves, 26 de abril de 2012

“CAMINANDO A TRAVÉS DE LA TORMENTA”


Kajkan

Ayer me interné en mis recuerdos y con ellos pasé por el espacio llamado distancia. Y ésta se convirtió en un ser que fue difuminándolos uno a uno hasta que solo quedaron imágenes abstractas de un pasado que no logro ahora distinguir. 

Pasó el tiempo-espacio y esos recuerdos se convirtieron en pinceladas de colores y sin forma alguna. Ahora son imprecisas, como la cima del cerro cuando la neblina que va opacándola lentamente.

Mis días pasaron, dejando huellas que lentamente fueron borradas por el viento de mis pensamientos presentes. Por mi palpitante realidad.  

Hoy camino lejos de mí y me atrevo a besar la tierra que amo sin la guía de mi luz. No hay quien pueda acompañarme en este sitio. No escucho contar los días sagrados, ni nadie conmigo para escuchar tocar la música de la nostálgica chirimía.

Solo silencio, solo soledad que viene a mí una y otra vez a sonreírme, a brindarme su abrazo. Mantengo la ilusión de las palabras llevadas por las suaves olas del viento que fluyen de tu boca. No hay quien pueda hablarme así, así como tú. Hablarme sobre el significado del presente segundo de mi vida y hacerlo uno con los días maya.

Ahora solo.
Mis labios buscan el lodo, una, dos y tres veces para estar seguro que aún existo en este cuerpo físico  ligado al espiritual. Y ligado a ti.

De repente me siento como aquella hoja que por última vez intenta quedarse pegada al sendero pero es arrancada por la caída de una lluvia fuerte, que insiste en su época.

Sin destino y acostado a la orilla del camino, está el recuerdo de la juventud del árbol bajo los rayos del sol. La hoja se seca en su tiempo, algo despacio, y el viento la lleva a otra colina. ¿Podré volar yo?

En mi caminar, una anciana me sonríe con pasos lentos. A través de sus canas muestra sabiduría, y lleva una pequeña red de mazorcas. Me saluda y me pide no perderme. –Gracias-, le respondo. Pero yo con el empeño único de llegar a la cima de mi cerro; apreciar la vista y dejar el resto de mis recuerdos. Buscando otra clase de granos para comer y compartir en el futuro.

Luego camino para abajo mientras contemplo dentro de mí la cosecha que llevo preparada para sembrar en tierra fértil. Voy a ver si el maíz mío soporta el invierno y el verano en realidades diferentes. Me pregunto si podré crecer recto. Si el Creador quiere, será.

Llego a casa con una piedra que tiene alguna forma en mi mano derecha. ¡No recuerdo donde la recogí! Y contemplo los elementos fuertes de nuestra Madre Naturaleza, especialmente el fuego que me hace falta.

¿Y cómo es que me he ido de este espacio tan gratificante?

Ya no siento mi rostro quemándose y mi alma limpiándose al aire libre y el frío.

¿Me voy o me quedo?

Vendré o ya no, será cuestión del viento y el efecto de los cambios de mi medioambiente, de mi entorno.

Por eso hoy, hincado, ofrezco mis besos a la Madre Naturaleza. Con mis labios parados y mis ojos húmedos por no saber que decir. Coloco un beso y otro sobre la tierra, puestos para ser llevados por el aire o adherida a la lluvia. 

No encuentro cómo expresar lo que siento por este lugar y su magia. Estoy seco como la hoja frágil que teme al vuelo desconocido. Cargo mis tareas cotidianas y ando en el camino rutinario. Pero mi mente se ocupa pensando en el futuro, un misterio del cómo será. Y el pensar en el presente se me dificulta por vivir en un dilema.

Hoy te escribo solo con el mayor deseo de verte y de alguna manera agradecerte por llegar a entenderme y escuchar los estados de mi corazón.

Hoy entonces me visto exteriormente, fingiendo alegría y muchos colores. Pero en mi interior; me quedo en una sombra y miro adelante, buscando la luz de mi sol.


Junio 2,010

lunes, 23 de abril de 2012

SABIDURIA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS



La tierra no pertenece al hombre: es el hombre que pertenece a la tierra. Todas las cosas están conectadas de la misma manera que la sangre une a la familia generación tras generación. El hombre no teje la tela de red que es su vida. Es simplemente una hebra de ella. Cualquier cosa que él haga a la tela de red se la está haciendo a sí mismo.

Nosotros sabemos del silencio. No le tenemos miedo. De hecho, para nosotros es más poderoso que las palabras.

Nuestros ancianos fueron educados en las maneras del silencio, y ellos nos transmitieron ese conocimiento a nosotros. Observa, escucha, y luego actúa, nos decían. Ésa es la manera de vivir.

Observa a los animales para ver cómo cuidan a sus crías. Observa a los ancianos para ver cómo se comportan. Observa al hombre blanco para ver qué quiere. Siempre observa primero, con corazón y mente quietos, y entonces aprenderás. Cuando hayas observado lo suficiente, entonces podrás actuar.

Con ustedes es lo contrario. Ustedes aprenden hablando. Premian a los niños que hablan más en la escuela. En sus fiestas todos tratan de hablar. En el trabajo siempre están teniendo reuniones en las que todos interrumpen a todos, y todos hablan cinco, diez o cien veces. Y le llaman "resolver un problema". Cuando están en una habitación y hay silencio, se ponen nerviosos. Tienen que llenar el espacio con sonidos. Así que hablan impulsivamente, incluso antes de saber lo que van a decir.

A la gente blanca le gusta discutir. Ni siquiera permiten que el otro termine una frase. Siempre interrumpen. Para nosotros esto es muy irrespetuoso e incluso muy estúpido. Si tú comienzas a hablar, yo no voy a interrumpirte. Te escucharé. Quizás deje de escucharte si no me gusta lo que estás diciendo. Pero no voy a interrumpirte. Cuando termines, tomaré mi decisión sobre lo que dijiste, pero no te diré si no estoy de acuerdo, a menos que sea importante. De lo contrario, simplemente me quedaré callado y me alejaré. Me has dicho lo que necesito saber. No hay nada más que decir. Pero eso no es suficiente para la mayoría de la gente blanca.

La gente debería pensar en sus palabras como si fuesen semillas. Deberían plantarlas, y luego permitirles crecer en silencio. 

Los ancianos de nuestro pueblo nos enseñaron que la tierra siempre nos está hablando, pero que debemos guardar silencio para escucharla.

sábado, 25 de febrero de 2012

FUEGO PURIFICADOR


martes, 3 de enero de 2012

2012 Y MAYANISMO

Mayanismo es un término acuñado y usado principalmente en los Estados Unidos, para referirse a una colección ecléctica de creencias de carácter esotérico, relacionadas con el pensamiento denominado de la Nueva eram (New age, en inglés), que ha sido parcialmente influenciada por la mitología maya y por otros mitos populares modernos, frecuentes entre algunos descendientes de la civilización maya. Los afiliados o adherentes a estas creencias (mayanistas, sería su designación) no deben ser confundidos con los llamados mayistas, término aceptado por la Real Academia Española de la Lengua (RAEL) para designar a los estudiosos especializados en la cultura y en la escritura mayas.

Un ejemplo del pensamiento mayanista está dado por la creación de un grupo llamado Templo Mayanista en Brooklyn, por un autoproclamado sacerdote maya de nombre Harold D. Emerson, quien publicó una serie llamada "Los mayanistas, dedicados al alumbramiento espiritual y a la religión científica", entre los años 1933 y 1941. Fue éste de los primeros intentos de los mayanistas para hacer una síntesis entre la religión y la ciencia, lo que se ha vuelto tema común y corriente en el mayanismo contemporáneo, al igual de lo que sucede en las corrientes teosóficas.

En los últimos años, a partir de 1970, el mayanismo experimentó un resurgimiento por medio de la obra de Frank Waters, un escritor que ha tratado la mitología Hopi. En 1970, Waters recibió apoyo financiero de la Fundación Rockefeller para investigar en México y Mesoamérica; esto, dio como resultado su libro llamado en inglés, Mexico Mystique: The Coming Sixth World of Consciousness, que es una discusión de la cultura mesoamericana adornada por las creencias de Waters en cuestiones astrológicas, de profecías y en el tema del continente perdido de la Atlántida. El mayanismo, como corriente de pensamiento, ganó también impulso en el contexto del fenómeno 2012, particularmente como ha sido presentado por la obra del autor de la Nueva era John Major Jenkins, quien afirma en el libro que escribió en 2009: (en inglés) The 2012 Story: The Myths, Fallacies, and Truth Behind the Most Intriguing Date in History, que el mayanismo entraña "el núcleo central de las enseñanzas de la religión maya y de su filosofía".

La corriente mayanista ha sido promovida activamente por algunas casas editoriales estadounidenses como Inner Traditions - Bear & Company, que ha publicado un buen número de libros sobre el tema de las predicciones mayas, acontecimientos esperados por los mayanistas para el año 2012, escritos por autores diversos, como José Argüelles, John Major Jenkins, Carl Johan Calleman, y Barbara Hand Clow. Tarcher|Jeremy P. Tarcher, Inc. ha publicado por su lado obra relacionada con las creencias de la Nueva era, escrita por autores como Daniel Pinchbeck y también John Major Jenkins, quienes han contribuido al creciente interés público sobre el mayanismo. El libro (en inglés) The Book of Destiny: Unlocking the Secrets of the Ancient Mayans and the Prophecy of 2012, publicado por el guatemalteco Carlos Barrios, es una contribución más a este género literario.

Como resultado, estas creencias del mayanismo tienden a estar caracterizadas por una mezcla de elementos esotéricos y de sincretismo, más que ser el resultado de investigaciones científicas.

El chamanismo se ha vuelto una parte importante del mayanismo, en parte debido a la popularidad de la literatura de Carlos Castaneda, cuyos libros describen su condición de aprendiz de un brujo, chamán yaqui. Sin embargo, la obra de Castaneda está identificada como literatura ficción y no hay ninguna prueba de que el personaje que describe como su tutor sea real. A pesar de que los yaquis son una etnia del norte de México, específicamente del desierto de Sonora, los mayanistas frecuentemente extienden la noción usada por Castaneda del tolteca al más amplio concepto de la civilización tolteca que interactuó con la civilización maya en determinada época de la evolución de ambas culturas. Posiblemente esto sea derivado de las especulaciones hechas durante el siglo XIX por autores ya citados como Brasseur y Charnay, que incluso llegaron a sostener que los toltecas habían correspondido a una raza aria que había traído de Asia una civilización avanzada a América mediante las migraciones a través del Estrecho de Bering (Charnay dixit), o emigrando del continente perdido de la Atlántida, según Brasseur.

Hay un número creciente de mayanistas de origen indígena. Ellos se han sumado a la corriente religiosa mayanista argumentando entre otras cosas su legitimidad para ser representantes o intérpretes del movimiento con base a su ascendencia maya. Es el caso de César Mena Toto (conocido como Hunbatz Men) de origen yucateco y el guía espiritual de origen quiché Alejandro Cirilo Pérez Oxlaj (conocido como Lobo Errante). Estos personajes se identifican con los chamanes tradicionales, pero se inscriben también en la corrientes más modernas de la nueva era y participan de las creencias referidas a la migración por la Atlántida de sus antepasados, ofreciéndole reverencia a las nociones que giran en torno a los llamados cráneos de cristal y a las entidades extraterrestres ufológicas.

A pesar de su nombre, el mayanismo tiende a incorporar muchas creencias de pueblos precolombinos diferentes del pueblo maya, como los hopi, los aztecas, y los incas. Lugares como Machu Pichu en Perú, son destino frecuente para las ceremonias de fe mayanista. Uno de los viejos temas de esta corriente data del siglo XIX cuando el vínculo entre mayas y egipcios fue propalado por artistas y autores como Waldeck, Brasseur, Charnay, Le Plongeon, Donnelly, y otros. Estas opiniones de antaño siguen siendo usadas aunque haya quedado demostrado que los mayas (aún los del periodo clásico) representaron una civilización mucho más tardía que la egipcia.

Uno de los elementos no mayas frecuentemente asociado al mayanismo es el llamado símbolo atribuido a "Hunab Ku". El símbolo deriva de las ilustraciones de códices aztecas conocido como Códice Magliabecchiano, que se encuentra en la Biblioteca Nacional de Florencia y que fue reproducido facsimilarmente por Zelia Nuttall en la obra El libro de la vida de los antiguos mexicanos (The Book of the Life of the Ancient Mexicans), publicado en 1903. En 1983, Elizabeth Boone editó una nueva versión facsimilar del códice, de donde José Argüelles reprodujo en 1987, en su libro El factor maya (The Mayan Factor) —un texto muy frecuentado por los mayanistas— estilizándolo, el símbolo que fue atribuido a Hunab Ku. Esta deidad maya es relativamente moderna ya que surge después de la conquista de Yucatán en los libros del Chilam Balam y parece derivar de un concepto monoteista introducido por los misioneros europeos entre los mayas de Yucatán. Ahora bien, el símbolo usado por los mayanistas, que no corresponde a la iconografía maya, evoca la noción del yin yang y de la vía láctea, usado esto para apoyar la hipótesis de viajeros astronautas tomando contacto con los mayas.

El mayanismo tiene, por tanto, una historia que se nutre de muy diversas fuentes, entre las que la misma arqueología figura de manera importante. Ha ganado y retenido atención del público por medio de cómics, ciencia ficción, literatura fantástica, cine, novela gráfica, juegos de rol (especialmente Dungeons & Dragons), y videojuegos.


En 1975, el final del b'ak'tun convirtió el tema de especulación por varios autores de la Nueva Era, quienes creyeron que corresponderá para un «cambio de conciencia» global. En su libro Mexico Mystique: The Coming Sixth Age of Consciousness (La mística de México: La próxima sexta era de la conciencia), Frank Waters asimila la fecha del 24 de diciembre de 2011 de Coe para la astrología y las profecías del Hopi, mientras Jose Argüelles y Terence McKenna (en sus libros The Transformative Vision y The Invisible Landscape, respectivamente) discuten el significado del año 2012, pero no específicamente un día. En 1987, el año en que el mantuvo el evento de Convergencia Armónica, Argüelles resuelve en la fecha del 21 de diciembre en su libro The Maya Factor: Path Beyond Technology (El factor maya: el camino más alla de la tecnología), en que afirmar en que la fecha, la Tierra pasaría a través de un enorme «haz de luz» desde el centro de la Galaxia, y que la alineación maya anticipa el evento.

En el mundo hispano el gran difusor del fin del mundo de 2012, ha sido el colombiano Fernando Malkún , quien mantiene un blog y hace conferencias en distintos lugares de latinoamérica promoviendo sus ideas. En 1999, produjo el documental "Los dueños del tiempo. Las siete profecías mayas" difundiendo las ideas apocalípticas famosas en ese entonces, aunque actualmente está planteando más bien cambios espirituales y acusa haber sido "mal interpretado".

Existe una tendencia reciente a hacer interpretaciones no mayas del calendario maya orientadas a dar versiones astrológicas (que no astronómicas) de tal instrumento de medición del tiempo. Un ejemplo de esto sería el Dreamspell, calendario esotérico difundido por el filósofo de la Nueva era, José Argüelles.

Una visión mucho más apocalíptica del año 2012 también se ha propagado en varios medios, describiendo el fin del mundo o de la civilización humana en esa fecha. Esta visión ha sido promulgada por varias página de bulos en la Internet, particularmente en YouTube, y por History Channel, con series como Descodificando el pasado (2005-2007), Fin de los tiempos (2006), Los últimos días en la Tierra (2006), Siete señales del Apocalipsis (2007) y Nostradamus 2012 (2008) y la pelicula 2012 (2010). Discovery Channel también transmitió Apocalipsis 2012 en 2009, sugiriendo que enormes tormentas solares, cambios de polos magnéticos, terremotos, supervolcanes y otros drásticos desastres naturales quizá ocurra en 2012.

Aparte del hecho se ha señalado que el «alineamiento galáctico», pronósticado por Jenkins ya sucedió en 1998, el aparente camino del Sol a través del zodiaco mientras es visto desde la Tierra no será cercana a un verdadero alineamiento central, pero estará bastante cerca a ellos, a mucho grados. Incluso, si esto no fuera el caso, Sagitario A* está a 30,000 años luz de la Tierra, y tendría que haber estado más de 6 veces más cercano para causar cualquier alteración gravitacional en el sistema solar de la Tierra. Esta lectura de la hipótesis de Jenkins fue incluida en el documental de History Channel, Descodificando el pasado.

Los campos magnéticos del planeta son causados y regulados por el giro del núcleo interno dentro del núcleo fundido externo, y tampoco puede ser cambiado por un agente externo al planeta como una erupción solar. Un viento solar tremendo podría causar estragos en los satélites y teléfonos celulares. David Morrison de la NASAatribuye el surgimiento de la tormenta solar al físico y popular científico Michio Kaku, que afirma en una entrevista con Fox News que la actividad solar en mención ocurrirá en 2012, y destrozará los satélites en órbita.

Algunos defensores del destino final de los tiempos en 2012 afirman que un planeta llamado Planeta X o Nibiru colisionaría con o pasaría por la Tierra en ese año. Esta idea, que ha aparecido en varias formas dentro de los círculos de la Nueva Era desde 1995, inicialmente planteado el evento para 2003, pero abandonado esa fecha después que esto pasara sin incidente. Se originó a partir de las reclamaciones de la canalización de seres extraterrestres, y ha sido ampliamente ridiculizado. Los astrónomos calculan que un objeto como ese tan cerca a la Tierra podría ser visible para cualquiera quién mire el cielo nocturno.

En diciembre de 2010, apareció un artículo en examiner.com otra vez citando la fotografía, y declarando que la investigación de alta calificación del SETI nombrado «Craig Kasnov» ha reportado que tres «platillos volantes», cada uno con diez kilómetros de longitud, podrían llegar a la órbita terrestre para diciembre de 2012. Este artículo fue mencionado en numerosos medios de comunicación, incluyendo en la versión en inglés de Pravda. Aunque nadie llamado Craig Kasnov podía ser localizado en el SETI, Craig Kasnoff, un programa computarizado que co-concibió el proyecto SETI@home con David Gedye, declaró que él jamás hizo el reporte, informó.

Una página web de apoyo de la NASA, ha recibido más de 5000 preguntas del público sobre el tema desde 2007, algunos preguntando si ellos deberían suicidarse, sus hijos o sus mascotas. Muchas referencias ficticias contemporáneas al año 2010 refieren al 21 de diciembre como el día de un evento cataclísmico, incluyendo el libro 2009 de superventas El símbolo perdido de Dan Brown.

Nota Adicional:

La Predicción del fin del mundo en 2011 fue la creencia de los seguidores de Harold Camping, de que el arrebatamiento (en la fe cristiana, la toma al Paraíso de los elegidos de Dios) se llevaría a cabo el 21 de mayo de 2011, tras lo cual comenzaría la Gran Tribulación, un periodo de gran sufrimiento para la gente del mundo, y que tras esto llegará el fin del mundo el 21 de octubre de 2011.

Estas predicciones fueron hechas por Camping, presidente de la red de radios cristianas Family Radio, quien ocupa a la Biblia para obtener su información tras analizar los textos numerológicamente. Se suponía que alrededor de 200 millones de personas (aproximadamente el 3% de la población mundial) serían tomados oarrebatados aquel día.

Las predicciones fueron ampliamente rechazadas por las denominaciones cristianas dominantes, debido a divergencias en la interpretación de los pasajes bíblicos en los que se apoyaba Camping.También se ha criticado a Camping por las millonarias ganancias que obtiene su fundación, provenientes de las donaciones de sus creyentes, que alcanzaron los 80 millones de dólares entre 2005 y 2009.

Iximulew, 03 de Enero de 2012