Buscar este blog

viernes, 6 de agosto de 2010

PROCESO DE ACOMPAÑAMIENTO PSICOSOCIAL DESDE LA VIVENCIA DE LAS COMUNIDADES MAYA

INTRODUCCION:

El estudio de la conducta y de la personalidad que ayuda a conocer, explicar y predecir el comportamiento de los seres humanos, ha sido otra disciplina científica que ha ocupado a los maya.

Desde la antigüedad, han observado, sistematizado y clasificado la información del comportamiento de las personas, relacionándolas con su medio social, natural, cósmico y trascendente.

El ejemplo más ilustrativo en este campo, lo constituye la descripción de los días y su clasificación y cómo influyen en la conducta del ser humano. Dicho concepto se puede encontrar en la mayoría su literatura clásica como el Chilam B’alam, el Memorial de Tecpán Atitlán, el Popol Wuj y algunos de los códices que sobrevivieron a la época de la invasión.

Se puede notar en dichos documentos, que en muchas ocasiones, las personas llevan como nombre personal, el nombre del nawal del día en que nacieron, por ejemplo Kab’lajuj Tz’i’, Kaji’ Imox, B’eleje’ K’at, b’elejeb’ Tz’i’. Dicha práctica permaneció después de la invasión ya que los maya adoptaron el nuevo calendario, usándolo como protección a sus conocimientos, naciendo el sincretismo, y sustituyendo así los días mayas por el santoral cristiano para los nombres de las personas.

Según esta disciplina la personalidad del individuo depende principalmente de la influencia que ejercen sobre él, los nawales del día de su concepción, de su nacimiento, del día auxiliar principal y el del cargador del año ab’ en que se produjo el nacimiento. La personalidad depende además de su entorno familiar y comunitario. De manera que la personalidad del ser humano debido a las distintas energías que los nawales influyentes, su medio social, su medio natural, cósmico y lo intangible, hacen que en un momento dado se desequilibre.

Los profesionales en la disciplina del reencausamiento de la energía son los ajq’ija’ –guías espirituales mayas, las k’exeloma’ (comadronas) y los ancianos o ancianas, orientadoras de la vida de la comunidad.

Como se expresó arriba, el instrumento de referencia más conocido para esta práctica, lo constituye el Cholq’ij o calendario sagrado de doscientos sesenta días, el cual ha sido aprendido y trasladado de generación en generación hasta nuestros días, éste, inmerso en la práctica ceremonial maya el cual tiene el objetivo de equilibrar física, mental y espiritualmente a las personas.

La ceremonia maya es la actividad sagrada a través de la cual el ser humano que se identifica con dicha práctica, busca acercarse y comunicarse con el Ser Supremo, el Creador del Cielo y de la Tierra, con los elementos tierra, fuego, agua, aire, con los ancestros, con los guardianes del bosque, de las cuevas, mares, lagos, con los nawales, etc., de los cuales, en un momento dado se ha desconectado por completo, ya sea por influencia de otras ideologías, o por los efectos de la guerra, pero que con ello, se ha abandonado una parte esencial de la vida y por la cual está en desarmonía con el entorno y su interior.

Las ceremonias mayas se llevan a cabo con objetivos muy concretos, ya sea para inaugurar y celebrar fechas importantes, rendir ofrendas como muestra de agradecimiento, para pedir bienestar físico, para la salud mental y espiritual, para el trabajo y la sabiduría en momentos difíciles de la existencia. Para saturarse de energía positiva, para limpiarse de energías negativas, etc. Esta actividad es practicada en los Centros Ceremoniales o “ALTARES MAYAS” tales como los cerros y otros lugares considerados vestigios de los antiguos mayas, pero también puede celebrarse en espacios en donde concurren una cantidad de personas que están de acuerdo en celebrar un momento como tal, ya sea en casa, en un local institucional, en los sembrados, etc.

En el caso del acompañamiento psicosocial a las victimas del conflicto armado, las ceremonias se realizan en los cementerios clandestinos (exhumaciones) y luego, durante la dignificación, el que se hace a través de la inhumación en el cementerio de las comunidades.

La celebración de una Ceremonia Maya para el acompañamiento psicosocial es dirigida por el ajq’ij, quien define la fecha más adecuada para llevarla a cabo tomando en cuenta el cargador o energía del día, y para ello consulta el Cholq’ij.

El elemento fundamental en la ceremonia maya es el fuego, el cual se genera a través de los materiales que se usan en dicho momento. El incienso, el copal, el azúcar, las candelas de colores, flores y otros materiales es el tipo de ofrenda que se quema durante la ceremonia; y a través de ello es que el Ser Supremo, los abuelos, los elementos en todas sus manifestaciones se comunican con el guía espiritual.

El/la ajq’ij entonces se convierte en el intérprete que transmite la situación actual y el devenir de las personas y comunidades para afrontar de la mejor manera los problemas del presente y del futuro.

EL AJQ’IJ Y SU TAREA EN LA SALUD MENTAL COMUNITARIA

En relación a las acciones del ajq’ij a través de su especialidad en el campo físico-espiritual, su acompañamiento en la tarea de la salud mental comunitaria se enfoca en la escucha con responsabilidad, la que usará como herramienta para el diagnóstico personal, familiar y comunitario de quienes fueron afectados por el CAI (conflicto armado interno). De manera que las ceremonias mayas tienen el objetivo de reencausar la energía de los mencionados, con el fin de reincorporarlos a la vida nacional.

En el proceso de exhumación, las ceremonias e invocaciones se hacen con el motivo de fortalecer emocional y físicamente a los familiares de las victimas, a través del fuego ceremonial, “la escucha con responsabilidad”, palabras de aliento, la medicina natural y los masajes terapéuticos. En dicho momento se genera el espacio ideal para desahogar tristeza, dolor, preocupación, coraje, miedo e impotencia. Es una manera de fortalecimiento emocional-espiritual para los familiares de las victimas en un momento muy difícil porque se abren heridas por la desaparición injusta de sus familiares. Es un reencuentro doloroso en el cual necesitan del acompañamiento y del fortalecimiento espiritual.

En el proceso de inhumación, las ceremonias de fortalecimiento se hacen importantes ya que cuando los familiares no han sido identificados en el momento de la exposición de vestuario y de osamentas; el dolor y la tristeza todavía son demasiados. Además, quienes han encontrado a su(s) familiar(es), es a través de la ceremonia que están cerrando un círculo de dolor, el cual se hace muy intenso en un momento dado de la ceremonia.

Uno de los aspectos importantes del acompañamiento psicosocial desde la cosmovisión es que se hace en el idioma maya de la comunidad, el cual genera mayor confianza, mayor comunicación, y consecuentemente, mayor eficiencia en la resiliencia de los familiares de las victimas del CAI.

En relación a la atención especializada, el ajq’ij, luego de su diagnóstico a través de procedimientos muy particulares, incluyendo el tz’ite’ (la vara), trata las enfermedades psicosomáticas más comunes: miedo, faltas a las normas y valores, problemas generados por su día de nacimiento, enfermedades diversas, detrimentos por olvido de errores cometidos y demencia por irresponsabilidad, como parte de las consecuencias de la descomposición social.

CONCLUSION:

A lo largo de todo el proceso de acompañamiento sale a relucir el objetivo de recuperar la práctica de la identidad maya, ésta, a través de la búsqueda del nawal o día de nacimiento en el cholq’ij, como parte esencial de recuperación de la armonía, el cual es un elemento esencial para la ceremonia maya ya que cada persona va a tener una tratamiento muy particular en el proceso de acompañamiento psicosocial desde el enfoque de la cosmovisión maya y así superar la crisis emocional, tener una actitud positiva ante la vida, aprender a vivir sin olvidar lo que le ha sucedido, tener incidencia en los espacios a todo nivel comunitario y generar la autogestión individual, familiar y comunitaria en todos los ámbitos de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario